EL MANEJO DE CONSECUENCIAS PARA EL CAMBIO DE CONDUCTA

En qué consisten las consecuencias….

Las consecuencias son el resultado que tiene para el niño o el grupo la realización de una conducta. Las consecuencias dan coherencia a la norma, ya que nos permite experimentar el resultado de nuestra conducta.

Algunos consejos generales:

  1. Si quieres que aumente una conducta trata de que a su realización le siga algo que resulte gratificante. Para esto es importante saber las cosas que motivan al niño o al grupo. Hay que tener en cuenta que aunque hay cosas que nos resultan gratificantes a todas las personas (aprobación social por parte de nuestras figuras significativas…) cada persona tiene un conjunto de gratificaciones personales que pueden no coincidir con las de los demás.

 

  1. Si quieres que disminuya una conducta trata de que tras su realización se produzca la desaparición de algo que resulte gratificante a la persona o el grupo o un castigo. Los castigos deberán haber sido comunicados con anterioridad. Solo son eficaces si son esporádicos, previsibles y delimitados.

 

Como utilizar las consecuencias ante conductas inadecuadas:

Antes de hablar de cómo utilizarlas, tenemos que saber que las hay de dos tipos:

  • Naturales: son las que vienen seguidas de forma natural por la conducta, por ejemplo, “tienes que poner la ropa sucia en el cesto, porque si no, no se lava”. Si no la pone en el cesto, cuando vaya a coger la ropa estará sucia y no se la podrá poner. Esta es la consecuencia natural.
  • Lógicas: Son inventadas por el adulto, que tienen relación con lo que ha ocurrido. Norma; “Si no te pones el casco, no montas en la bici”, consecuencia: “No te has puesto el casco, luego no te montas en la bici”.

Para utilizar estas últimas, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Utilizar un tono de voz normal (recuerda que la consecuencia tiene como finalidad detener la mala conducta, no desanimarle, atemorizarle, etc.)
  • Antes de la mala conducta, establece consecuencias lógicas con opciones limitadas, “puedes montar con el casco o no montar”.
  • Después de la mala conducta, establece consecuencias lógicas directamente “no te pones el casco, luego no montas en la moto”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *